Pablo Alfaro: “El cariño que he recibido aquí no lo he recibido en otro sitio” (entrevista de VIPdiario)

Uno de los futbolistas más importantes de ese Sevilla de antes. Carismático y de ese tipo de jugadores que no dejaba indiferente a nadie. Pablo Alfaro atendió a VIPdiario en exclusiva en una entrevista en la que repasamos toda su carrera, centrándonos en su etapa como sevillista. Una persona fenomenal que no tuvo reparo en hablar de ningún tema, de esas personas que llegan a la ciudad, se enamoran y ya no pueden moverse de ella. Hoy día, aquel central rudo y temido es un padre de familia que sigue peleando por no alejarse del fútbol a la vez que levanta su propio negocio, el ‘Grupo Diocles’.

Uno de los mejores centrales de la historia del Sevilla que empezó su carrera como Delantero Centro. “Es verdad. Soy aragonés de nacimiento y cuando entré a formar parte del Zaragoza yo era delantero centro, fíjate la evolución. Delantero Centro de los tanques”.

¿Cómo fue esa progresión, o más bien regresión de la delantera a la defensa de forma paulatina o de golpe?: “Tienes algún entrenador que se da cuenta. Son etapas formativas en el fútbol y vieron que mis cualidades defensivas eran más solventes que las ofensivas, aunque de niño metía muchos goles. Seguramente fuese en los primeros años de Juveniles, empiezo a jugar de Lateral Izquierdo”.

Te hace debutar Radomir Antic, un 3 de Septiembre de 1989 en La Romareda contra el Rayo Vallecano. ¿Qué recuerdo guardas de ese debut? “El recuerdo de la primera vez en la vida que siempre recordamos. Ese día lo recordaré siempre”.

¿Y de Antic como técnico? “A Antic le guardo la admiración y el cariño que se le guarda al que te hace debutar. A mi me avisaron para hacer la pretemporada con el primer equipo a las 8 de la mañana del día que empezaba. Si no llego a estar igual no estarías hablando conmigo. Empezó un poco como que vaya el chico del filial a hacer bulto. Antic confió en mí y en el primer partido titular. Eso se lo guardaré siempre así como que él fue el entrenador que me reclamó a mi para jugar al Atlético de Madrid”.

Si miramos el once de aquel día, vemos que junto a ti había otros muchos futbolistas que fueron importante. Chilavert en portería, Vizcaíno, Pardeza, Señor…¿qué siente un chaval de 20 años cuando se ve rodeado de tanto futbolista importante?: “Los has visto en los cromos, los tienes como ídolos y te gustaría ser como ellos. Pasas en poco tiempo de nada a debutar en primera división y para eso nadie te entrena. Ese tema estaba menos estudiado y sí que es verdad que hay que saberlo asimilar. No solo tú, sino tu entorno también”.

En la 91-92 comienza a forjarse esa leyenda de defensa férreo con un marcaje a Paolo Futre. ¿Cómo vive el partido un defensa que sabe que se tiene que enfrentar a un futbolista tan talentoso?: “Pasas de ver los partidos en televisión a ser protagonista y como defensa una de tus misiones es que la estrella del rival no brilla, porque si no lo hace tienes más opciones de ganar. Los defensas de La Liga nos hemos enfrentado a los mejores delanteros del mundo”.

¿De qué delantero tienes peor recuerdo?: “Yo siempre digo 2, Dalian Atkinson, era una bestia, chocabas con él y te despedía, y luego Hugo Sánchez, uno de los mejores rematadores y un experto en el otro fútbol, ese que no se ve desde arriba”.

¿Qué tiene que decir de su famosa frase “En el área no repartimos caramelos”?: “Los titulares son titulares y cuando dices esto conscientemente sabes que esto va a ser un titular. No es que sea supervivencia pero realmente en el campo o ganas o te ganan, es como un combate futbolístico. Si el delantero llega y remata te puede meter gol y si despejas tú no. No hay medias tintas, debes actuar, es acción. Hay un conflicto de intereses entre el que quiere marcar y el que no”.

Aunque con fama de defensa rudo, pocos quizá reparan en que usted formó parte del Barcelona de Cruyff. ¿Cómo era jugar con esos artistas del balón?: “Eso sí que fue un choque, no sé si decirte que quizá más que debutar, el formar parte de un megaclub como el Barcelona, porque todo trasciende tanto y hay tan poca paciencia que o te adaptas rápido o te llevan por delante. Está todo sobredimensionado y todo lo que tú hagas o dejes de hacer, trasciende mucho”.

“Como anécdota, recuerdo una vez en un entrenamiento, Busquet, el padre del actual Sergio Busquets, pudo retrasarse 20 minutos en el entrenamiento. Cuando aparece viene corriendo y, después de la ovación y de las bromas, Cruyff para el entrenamiento y reprende a Busquets para terminar diciendo “20 minutos tarde, 20 millones de pesetas”. Yo no sabía si había oído bien porque no lo cobrara yo ni en todo el año eso. Nadal me aclaró que era una broma quizá debido a que Cruyff no controlaba el idioma. Pero esos segundos fueron como un poco de horror (risas)”

¿No te apena que no luzca tanto ese paso por el Dream Team?: “Jugué muy poquito, fui más actor secundario. Yo estaba en el banquillo y me daba ccuenta que mis delanteros eran muy buenos. Para empezar todos jugaban con 4 defensas y Cruyff lo hacía con 3 entre los que estaban Nadal, etc. Cracks nacionales. La competencia era brutal. Eso si, el aprendizaje fue bueno, el profesional del fútbol que tenga la oportunidad de ir a un grande debe cogerlo. Subes de categoría a nivel profesional aunque no te vaya bien”.

¿Qué es lo primero que recuerda de la ciudad de Sevilla al llegar?: “Ya había estado jugando de adversario en Sevilla. Recuerdo la situación, firmo de un club que desaparece por impagos con un presidente que mejor no nombrarlo, y llego a un club con una situación muy difícil, en segunda división. Un año 2000 que no tiene nada que ver con 2017”.

¿Es verdad que lo primero que le mencionan a un futbolista aquí es el derbi?: “El derbi existe (risas). Es como la final de Copa que todos años tenemos la oportunidad de jugarla. Se equipara a un gran partido y dura meses”.

Es curioso porque, aunque es un derbi muy pasional, luego se sabe canalizar muy bien, ¿verdad?: “Eso es lo que cuesta vender de cara al exterior. De cara al exterior se vende mucho lo folclórico. Para mí, el derbi más importante con lo que la palabra Derbi significan es el Betis-Sevilla. Yo he jugado Barcelona-Madrid, Atlético-Madrid y en cuanto a sentimiento, igualdad de los contendientes, forma de ser, historia…el derbi de verdad es el sevillano. En el tejido de la ciudad está tan arraigado que los hermanos se quieren con locura y en el campo cada uno se va por un lado y durante 90 minutos se insultan. Eso lo cuentas en otros sitios y no se lo creen”

¿Cómo es Joaquín Caparrós como entrenador?: “Yo le tengo mucho aprecio personal y profesional. Él ha vivido los derbis desde que era niño y todo es lo que nos intentaba transmitir a nosotros. Para él era un partido importantísimo y nos machacaba mucho. Siendo objetivos me tocó una época en la que había diferencia entre Betis y Sevilla pero al final no nos ganaban. Nosotros vendíamos muy bien los empates”.
¿Cuánto tiempo tardó Pablo Alfaro en asimilar qué era un derbi, teniendo en cuenta que venía de fuera y quien o quienes ayudaron más a aleccionarlo para saber disputar ese tipo de partidos?: “Muy poco, te das cuenta enseguida. Cuando yo llegué, jugábamos un partido y llegabas al vestuario cansado pero contento por haber ganado y lo primero que escuchabas era “¿Cómo ha quedado el Betis?. Yo pensaba, “qué más da” pero sí daba, te lo taladran en el disco duro. Yo llego a una Sevilla que los dos están en la misma división, con el mismo objetivo del ascenso y con las mismas miras de empezar a crecer. Esa igualdad histórica igual se ha perdido a nivel deportivo. Ojalá se de otra vez pero porque el Betis tire hacia arríba y el partido sea más trascendentes, como el derbi de UEL de hace unos años. A eso tenemos que aspirar”.

¿Quién ayudó más a aleccionar a Palbo Alfaro en lo que era el derbi?: “El club, un poco todos. Yo como me signifiqué tanto, el Sevillismo también. Para el sevillismo era un ídolo y para el beticismo era muy odiado. Yo he estado con Marcos Vales, marcando un gol que daba la victoria y él no era odiado y yo si”.

¿Usaron en el vestuario a menudo su faceta de médico?: “Más de entrenador que de jugador. De jugador al nivel que he estado ha fisios, médicos y tal. Pero entrenador, quizá me han tocado equipos de segunda B, y entre charla y charla he tenido que poner inyecciones”

¿Cómo fue trabajar con Javi Navarro?: “Muy bien. Fuimos compañeros muchos años y fuimos una pareja muy recordada y mediática. Sobre todo porque fue un momento de crecimiento en el cual el equipo empezó a tocarle las narices a los grandes, a no ser cómodo. Mientras eres un sparring te tratan bien. Pero en cuanto quieres pillar algo, te miran mal, y el Sevilla era un poco así en esos años”.

¿Qué sintió Pablo Alfaro yendo a ver esa final de copa y encontrarse una pancarta de los aficionados del Zaragoza diciendo “Pablo Alfaro, Selección”?: “Con todo ese cabreo de la eliminación polémica, encima ciertos medios se recrean en situaciones que no sucedieron, yo dije algo parecido a que el campeón de copa lo sabíamos todos quién iba a ser. El otro finalista fue el Zaragoza, yo salí de allí, soy también alguien querido, es de los nuestros…Yo fui a ese partido porque mi padre es del Zaragoza de toda la vida. No sabía nada y llegas allí y ves eso y dices…hala”.

Dentro del campo un defensa férreo, ya lo hemos dicho, pero fuera todo lo contrario ¿Cómo llevaba el Pablo Alfaro de fuera de los terrenos de juego esa presión mediática?: “Te acostumbras. Es como llevar la cruz, pesa pero la vas llevando. A mi me sucedía que cuanto más palos me daba, más cariño recibía en mi casa, entonces compensaba mucho”.

¿Qué recuerda de aquel partido frente a Osasuna de la 03/04?: “Un partido muy duro, donde Osasuna no se jugaba nada y las intenciones fueron de jugarse muchas más cosas. Se jugaban otras cosas (risas). Pero eso es deporte, y nosotros nos jugabamos volver a UEFA después de muchos años. Conseguimos ganarlo 1-0. Estábamos todos contentísimos y llega Pepe Castro a decirnos que hay que ir a Puerta de Jerez. No nos lo creíamos que tuviésemos que ir a celebrar una clasificación pero había tanta gente allí que tuvimos que ir si o si”.

¿Se considera campeón de la primera UEFA del Sevilla?: “Esque soy campeón. Yo jugué las primeras rondas. Es verdad que el 1 de Enero me marcho al Racing y 5 meses más tarde el equipo gana el primer título. Lo recuerdo con mucho cariño, te sientes partícipe de ello. Es otra primera vez en la vida”.

¿Qué significa el Sevilla para usted?: “Mucho. Sevilla ciudad y el Sevilla. Es el club de mi madurez profesional, el que apuesta por mí cuando mi carrera iba descendiendo y se relanza mi carrera, el cariño que he recibido aquí no la he recibido en otro sítio…de hecho sigo aquí”.

¿Y el Sevillismo?: “El día de mi despedida también lo dije, esa manera de no saber nunca corresponder a tanto cariño que se me ha dado. Al fin y al cabo uno es futbolista e intenta hacerlo lo mejor posible y ves como hay otros que quizá son mejores que tú pero ese “nosequé” sigue quedando ahí. Ganar títulos es muy difícil pero ganarse el corazón de la gente más y yo siento el corazón de la gente todavía muy cerca. Todavía voy al estadio y te paran cada dos por tres y si echas la vista atrás han pasado 12 años”.

¿Qué opina del tema Biris?: “Yo soy de la opinión de que estamos pretendiendo matar moscas a cañonazos. Estoy en contra de la violencia, del racismo, etc. Soy de los que piensa que a los delincuentes hay que detenerlos, sean quienes sean. Eso si, cualquier persona que no haya hecho nada…es inconcebible lo que pasó con los aficionados de la Juve. Cuando se les identifique hay que prohibirles la entrada a un estadio en su vida. Ahora, llevar una bufanda o cantar algo…no puedes criminalizarlo”.

¿Qué piensa de la historia de Sergio Ramos?: “Con todo el cariño que le tengo a Sergio, para mí él ha medido muy mal. La intención era muy buena pero midió mal y ha conseguido el efecto contrario al que esperaba”.

En muchas entrevistas ha confesado que el fútbol de antes era más recio y duro y que había muchas cosas que se escapaban a las cámaras. ¿Cree que el fútbol de ahora pierde esa magia con tanto seguimiento mediático?: “Yo creo que el fútbol de ahora es mucho mejor que el de hace años. Porque todo evoluciona a mejor. Es más espectáculo y es un espectáculo televisado. ¿Qué se pierde esencia? Pues como todo en la vida, siempre lo pasado fue mejor para los ojos nostálgicos. Pero creo que el fútbol ha mejorado muchísimo”.

¿Se arrepiente de haber hecho algo sobre el césped?: “Claro, he metido la pata muchas veces. Por ejemplo el famoso derbi de la patada a Capi, aquel día se me fue la pinza por completo y lo tengo que reconocer cada vez que hablo. Ese momento de frustración y de verte desbordado al final hay que canalizarlo de otra forma y no así. De hecho me fui donde me tenía que ir, yo le protesté mucho al árbitro pero lo veo y…de hecho todavía se recuerda y fue en el año 2000”.

¿Cómo es el paso de vivir los partidos como futbolista a desde el banquillo?: “Es un paso importante. En este mundillo nuestro lo que todos queremos ser es futbolista. Nadie quiere ser presidente, directivo, etc. Unos hemos tenido la fortuna de conseguirlo y si te sigue gustando esto, o sigues en él en el césped o con la corbata en los despachos. A mi me tira más la rama de los banquillos. Me costó mucho esa transición, para eso tampoco te entrenan”.

Ya trabajó en los despachos en el Sevilla nada más colgar las botas. ¿Se ve de vuelta pronto?: “Puede que si. A nivel profesional y en cuanto a nómina no estoy en el Sevilla desde 2007 pero las relaciones siguen siendo muy buenas y, puede ser. Uno intenta formarse para poder ser válido en muchas facetas. Es una puerta que está abierta”.

¿Cómo ve el partido del sábado?: “Es el derbi, el Gran Derbi. Quizá desde el Sevilla se le haya dado un poco de importancia a la Champions, pero los pocos días que quedan desde hoy hasta el derbi seguro que van a ser igual de intensos”.

¿Es el Sevilla una alternativa real para usted a la liga?: “Es muy difícil. El Sevilla está haciendo muy buena temporada de momento pero es muy complicado. Ahora mismo es menos difícil ganar la Champions que la Liga española para un equipo español que no sea Madrid y Barcelona. Porque para ganr la liga hay que superar durante 38 jornadas a dos trasatlánticos. Pero la ilusión nadie te la quita”.

¿Es Jorge Sampaoli el mejor entrenador que ha podido pasar por el Sánchez Pizjuan?: “Es muy pronto todavía. Se ha adaptado muy bien, quizá es su mayor virtud. Él venía a un fútbol sudamericano menos competitivo, entre otras cosas porque los que despuntan allí vienen a europa. A nivel táctico, físico y tal sigue siendo un fútbol menos importante que el Europeo. Él viene de ahí y con una idea suicida que ha ido modelando muy rápido. El equipo tiene su sello y los resultados han sido muy buenos. Además viene con un aura especial y en sí es un personaje que vende, eso es un plus añadido”.

Powered by Live Score & Live Score App