LA OPINIÓN VIP – Vamos a dejarnos de cuentos chinos

Hace tiempo que me propuse a mi mismo el hecho de no pensar mal de primeras, pero soy bético antes que persona y hay cosas que me hacen no tener claro según qué cosas. No entiendo muy bien de qué va todo esto del grupo inversor chino, pero lo poco que conozco yo de la turbada situación jurídica es que estando el club a expensas de una serie de procesos que dejen claro quién es el verdadero dueño de un porcentaje de acciones, veo muy raro que haya venido una oferta de china. ¿Una oferta que venga a comprar un paquete accionarial? ¿A quién?.

Lo realmente raro no es la oferta, lo realmente raro es el momento. Es evidente que el Betis es lo que es, un club que mueve mucho y que podría mover mucho más y lo lógico es que si vienen grupos chinos a por equipos como Granada o Espanyol, más tarde o más temprano hubiesen venido a por el Betis. Quien dice chino dice ruso, árabe, etc (obviando la pantomima loperiana del Jeque). La respuesta a este interrogante está solucionada ahí arriba. ¿Quién en su sano juicio va a venir a desembolsar un importante dinero en un club que a día de hoy no tiene esclarecida su situación patrimonial?. Los chinos hace muchísimo tiempo que dejaron de ser tontos, y nosotros no somos ni chinos ni tontos, por si hay alguno por ahí que tenga algún tiempo de dudas.

Este tipo de cosas me recuerdan a maniobras de otros tiempos y no me hace ninguna gracia que vuelvan a repetirse movimientos de este tipo. Ya lo dije al principio del artículo. Hace tiempo que me propuse a mi mismo el hecho de no pensar mal de primeras, y fruto de esa prudencia he tenido que soportar críticas que me relacionaban con el Betis, con el Consejo y con todo tipo de historias (que eso es harina de otro costal, el día que queráis comparto mi cuenta para que veáis los movimientos y el dinero que ingreso yo del club) cosa que siempre me ha dado igual, al entender que muchas veces tener tu propio criterio te lleva a este tipo de historias. Pero una cosa es una cosa y otra tener que tragar, después de las dos semanas que llevamos, que me quieran vender la moto. No, por ahí no. Los cuentos chinos para quien quiera comprarlos.

Powered by Live Score & Live Score App