La primera visita a Butarque en Primera División

La ciudad de Leganés está viviendo su primera temporada en el fútbol de élite. Desde que arrancase la temporada en el mes de agosto se sabía que el objetivo iba a radicar en eludir el descenso a Segunda División. No es nada fácil mantenerse en la máxima categoría del fútbol español a las primeras de cambio, por todo lo que conlleva adaptarse a jugar contra jugadores de talla mundial, pero hasta la fecha el Leganés está cumpliendo con su cometido y se encuentra muy cerca de consumarlo en su totalidad.

Y es que después de 35 jornadas de competición doméstica, los pepineros no han pisado aún los puestos de descenso y éstos, a falta de solo 9 puntos por disputarse, quedan ya a 6 puntos. Además, han cosechado resultados que merecen un reconocimiento significativo, entre los que cabe destacar dos goleadas en su feudo ante Deportivo (4-0) y Las Palmas (3-0), una victoria en Balaídos contra el Celta (0-1) en la jornada inaugural de la presente temporada y algunos empates frente equipos que se sitúan en la parte alta de la tabla y que luchan por puestos europeos -como visitante ante el Sevilla y la Real Sociedad (ambos por 1-1) y en Butarque frente al Atlético, al Villarreal y al Athletic (los tres por 0-0)-. Lo cierto es que todo eso no ha bastado todavía para lograr la permanencia por un año más en Primera División, pues los 30 puntos que ostentan solo le han valido para situarse en 17ª posición.

Dos posiciones y siete puntos por encima se sitúa el Betis, muy lejos de su particular objetivo y que, con el fin de acabar de la forma más digna posible, viajará a la ciudad del sur de Madrid por vez primera en la máxima categoría para tratar de llevarse los tres puntos.  Estos dos equipos han coincidido tan solo en tres temporadas en la misma división, y todas ellas han sido en la de plata. En el feudo pepinero se han dado todos los resultados, por lo que el bagaje hasta el momento es de una victoria para cada equipo y de un empate.

La primera vez que se percibió un duelo entre el Club Deportivo Leganés y el Real Betis fue en la temporada 1993/1994. Los madrileños vivían el año de su debut en Segunda División y los heliopolitanos, por su parte, estaban ante su tercer intento de retornar a la élite. Para ello, se había confiado en la figura de Lorenzo Serra Ferrer, quien había arribado en la capital hispalense hacía unas semanas con el fin de reconvertir la situación que había derivado en la destitución de su antecesor en el banquillo, Sergio Kresic. En plena escalada hacia los puestos de ascenso se plantaba el Betis en el antiguo Municipal de Leganés con la meta de seguir con la buena línea de los recientes encuentros. Y no tardó mucho en demostrar sus intenciones, pues antes del cuarto de hora ya se había puesto por delante merced a una pena máxima cometida sobre Aquino y transformada por el propio jugador argentino. Al inicio del segundo período, empero, Márquez derriba a Miguel Ángel dentro del área y el colegiado señala nuevamente el punto de penalti. El delantero blanquiazul es el encargado de lanzarlo y no falla, haciendo el 1-1. Pero los tres puntos tenían que traerse de vuelta sí o sí y sería Julio Soler quien, tras una jugada de Cuéllar, convertiría el 1-2 definitivo, poniendo muy de cara una vuelta a Primera que acabaría consumándose tres semanas después con aquel inolvidable 0-2 en Burgos.

El Betis se mantendría en la máxima categoría durante seis temporadas y en el curso 2000/2001 volvería a jugar en el infierno de la Segunda División. Nuevamente visitaba al Leganés en las últimas jornadas de Liga, con el deseo de subir y con un reciente cambio de entrenador provocado por una mala racha de resultados. En esta ocasión, Luis del Sol había sucedido a Fernando Vázquez al frente de la nave verdiblanca. Sin embargo, el resultado no fue el mismo y los pepineros arañaron un punto. De hecho, se pusieron por delante en el marcador al comienzo del partido por medio de Patxi Puñal, quien superaba a Toni Prats con un tiro cruzado desde la frontal del área. En los últimos compases del encuentro, no obstante, Gastón Casas cazaba una excepcional asistencia de Capi, tras una buena jugada del cuadro verdiblanco, y rescataba un punto tan merecido como necesario para seguir peleando por el ascenso, el cual llegaría en la última jornada de Liga en aquella victoria a domicilio -también por 0-2- en Jaén.

La última vez que ambos equipos midieron sus fuerzas, por el contrario, se saldó con victoria local. Era la temporada 2014/2015 y los heliopolitanos se enfrentaban a los pepineros en la jornada 9 de la competición doméstica. Marchaban en séptima posición en un ambiente de crispación a tenor de los resultados y del juego del equipo, que veía cómo el ascenso se iba alejando poco a poco con el paso de las semanas. Además, Julio Velázquez estaba cada vez más cuestionado como entrenador bético y acabaría siendo cesado un mes después. No sería un choque con excesivas jugadas de peligro, pero el marcador se acabaría moviendo al borde del tiempo de descuento. Una espectacular volea de Velasco a la escuadra de la portería defendida por Adán tras previo centro de Fran Moreno desde la banda izquierda fue suficiente para que los madrileños se hicieran con los tres puntos. Los verdiblancos, por su parte, caían a la novena plaza. Iban a tener que sudar, y mucho, para darle la vuelta a esta tesitura y encaramarse al ascenso, algo que después de una sensacional segunda vuelta se acabaría logrando a falta de dos partidos para la conclusión del curso.

Para el próximo encuentro habrá que esperar a las 20:45 del próximo lunes. Dos equipos muy necesitados, cada uno por razones distintas. Uno para certificar la permanencia y evitar algún que otro susto de última hora y otro para tratar de maquillar de alguna forma el año realizado.

Miguel Cristino (Onda Bética).

Powered by Live Score & Live Score App