LA OPINIÓN VIP | Estabilidad

Las tardes veraniegas de domingo dan para mucho. Piensas y a menudo sueles darte cuenta de muchas cosas en las que quizá no habrías caido de primeras y con la más que evidente salida de Jonas Martin de la disciplina bética he empezado a conectar ideas y sinceramente, hay algo que no me cuadra. La actual directiva en la guerra electoral de hace unos meses usaba la palabra “estabilidad” como el pendón en su lucha contra su contrario. Una estabilidad que según ellos era necesaria para que el Betis pudiese estar por fin a la altura de los aficionados y del que pudiesemos disfrutar todos.

En resumidas cuentas, la continuidad para la estabilidad. Y vosotros os preguntarés, ¿qué tiene que ver Jonas Martín en todo esto? Pues, que con la salida del francés, desde que la actual directiva entrase y se hiciese cargo del Real Betis, es el jugador número 33 que se va. 30 jugadores han llegado y han sido, contando con el actual mister, Quique Setién, 6 los entrenadores que han ocupado el banco. En la parcela deportiva hemos tenido tres proyectos distintos, empezando con Maciá, siguiendo con Miguel Torrecilla y acabando (o eso esperamos) con Serra Ferrer que además de ser Vicepresidente Deportivo de la entidad está haciendo las veces de director deportivo. En lo institucional tampoco se han quedado atrás, y además de Adrián Fernández y Rafael Salas, también abandonaron el consejo José Montoro y el que fue el presidentes antes de Ángel Haro, Juan Carlos Ollero.

Este era el año de afianzar y apuntalar la plantilla con 4-5 fichajes a lo sumo, para dar el salto que supuestamente nos hiciera empezar a disfrutar un poco, pero con la salida de Martin la cuestión se parece más a volver a deshacer un equipo para montar uno nuevo.

Ante todo esto yo me pregunto, ¿qué estabilidad estaban vendiendo? Porque te pones a mirar fijamente y de los que empezaron, los únicos que han podido gozar de dicha estabilidad es, además del Presidente, el Consejero Delegado, Ernesto Sanguino, María Victoria López, José María Pagola y Ramón Alarcón.

Ojalá este verano sea el inicio de muchos veranos en los que esperemos ilusionados que empiece a rodar el balón para ver a nuestro equipo triunfar no solo por España, sino por Europa. Mi objetivo con esto no es señalar ni culpabilizar a nadie, es hacer reflexionar al bético. ¿Estabilidad? Ojalá, pero son muchos años que llevamos en la deriva. Que traten de buscar otra forma de llamar a la actual “estabilidad”.

Powered by Live Score & Live Score App