OPINIÓN| La canción del verano

Que largo se puede llegar a hacer el verano. A más de uno le pasa factura. Y os comprendo, a mi me pasa igual. Nos pasamos todo el largo invierno deseando salir de la rutina de despertadores, prisas, comidas en 5 minutos, carreras al autobús, mosqueos por no encontrar aparcamiento y para un rato de relax que tenemos el movil nos recuerda que quedan 7 horas para que suene la alarma. Y para colmo, cuando llega el verano, a los dos días nos cansamos de paseos por la playa, el calor del mediodía, los excesos con los helados, aguantar gente en la playa, que nos recuerden que hay que echarse crema, que nos salpiquen agua, que nos piquen los mosquitos y estar 15 días con el apartamento lleno de arena. Y para colmo el Betis no le gana ni al equipo de tu pueblo.

Iluso de mi, que pensaba que tras la pesadilla de la Junta del Betis iban a acabar todos los malos rollos. Que Serra Ferrer iba a conseguir mantener callada a la gente, que los fichajes estaban ilusionando y que Quique Setien iba a ponernos a todos de acuerdo. Pero será el calor, será el verano, será tener que aguantar a suegras, cuñados y sobrinos pero ya estamos otro año más con la misma canción. La canción del verano que todos los años suena.

Como si fuera King África, Georgie Dann o El Koala, por las inmediaciones de Heliópolis (Que puede ser desde la calle Tajo hasta Sevilla Este facilmente) vuelven a aparecer los mismos artistas veraniegos con sus repetitivas canciones para amenizarnos a todos el periodo estival, como si no fuera ya de por sí entretenido. Además se da el curioso caso que son los mismos que han cantado una canción contraria a la que ahora han lanzado, pues si por el mes de julio entonan alabanzas a la planificación deportiva, los fichajes y las salidas e incluso aplaudían la venta de Dani Ceballos porque no hay nada por encima del Betis, ahora con el paso de las semanas critican el sistema de juego, los resultados, el portero, los fichajes, los jugadores que no salen y que vuelva Dani.

Periodistas, intentos de periodistas, expertos del futbol, influencers de poca monta, vaticinadores de fichajes, twitteros con mala leche, béticos en general. A todos nos meto en el mismo saco, incluido yo, pues reconozco haber tenido un amago de mosqueo porque el Betis perdiera y de que manera hace dos días ante el equipo de las salchichas, pero luego me di cuenta de que bastante tenemos ya que soportar el resto del año como para encima amargarme los 15 días que voy a pasar alejado de todo y sin ver una camiseta del Betis por ningún paseo marítimo. Pero os comprendo, se que muchos no podeís abstraeros de esa manera, que necesitáis de todas llevar razón, que antes de que Zozulya toque el primer balón del partido decir que no vale para que, al final, demuestre que no valga y daos golpes de pecho. La opinión es completamente respetable, pero a veces os pasais tres pueblos, y no precisamente de vacaciones.

Por eso os recomiendo que salgais, apagad el movil, desconectar de todo, no veais las noticias, no busqueis Betis TV en la tele, no leais el periódico por la mañana. Así os ahorrareis disgustos innecesarios en partidos sin fundamento y que solo valen para mosquearte. Cuando estén los puntos en juego, hablamos. Mientras tanto, coged la toalla, la sombrilla, a vuestra suegra e iros (ahora se puede decir iros) a la playa, al chiringuito y tomarse una a la salud del Real Betis. Y así vereis como si el Betis pierde, el mal trago pasa mejor; y si gana… Si gana tranquilos, ya lo hareis de todas formas porque no tendréis nada que reprochar. Que calladitos estabais ayer.

Powered by Live Score & Live Score App